"El sentido común es la mejor baza en la prevención de accidentes."

Los accidentes de moto más habituales son estos 5, conócelos para evitarlos:

1.- Pérdida de control en una curva. Este tipo de accidente suele estar producido por el exceso de velocidad. Para prevenir estos accidentes no sólo se necesita ser prudente, la experiencia también juega un papel fundamental. Sólo la prudencia no es suficiente porque siempre te puedes encontrar una curva demasiado cerrada o con el asfalto en mal estado. Por lo tanto adecuar la velocidad a los límites de la vía.

2.- Colisión en cruce. Al resto de vehículos en muchas ocasiones les cuesta ver a las motos, por lo que las colisiones laterales se producen con más frecuencia de la deseada. Hacernos ver es fundamental, pero además es necesario dejar una separación sufiente con el resto de vehículos y que ellos se den cuenta de que ellos no son los únicos usuarios de la vía.

3.- Alcances con el vehículo que nos precede. Chocar con el vehículo que va delante es muy habitual, y sin embargo este es uno de los accidentes más fáciles de  evitar, pero para ello deben estar concienciados los dos vehículos implicados, el vehículo que va delante tiene que tener claro que no puede frenar de repente y que es necesario señalizar con tiempo las maniobras que va a realizar, por su parte el vehículo que circula detrás, en este caso la moto, SIEMPRE debe respetar la distancia de seguridad. Lo que nos lleva al punto cuarto.

4.- Accidentes por filtración de motos en el tráfico. Las motos cada vez ganan más adeptos entre otras cosas porque su circulación es más fluida, se pueden filtrar entre el resto de vehículos parados en la vía hasta llegar al semáforo, o la causa, que les mantiene parados. El problema suele surgir cuando los coches que están parados deciden abrir las puertas, en la mayor parte de los casos sin mirar, una puerta abierta de golpe es casi imposible de esquivar.
Por lo tanto no realizar maniobras que puedan sorprender a otros conductores o peatones.

5.- Accidentes ocasionados por despistes, fatiga o ingestión de alcohol. Coinciden en que disminuye nuestra capacidad de reacción. Nunca debemos confiarnos en una situación parecida, si necesitamos descansar, lo haremos y algo muy importante, NUNCA ALCOHOL Y CONDUCCIÓN.


Decálogo para prevenir la fatiga en moto:

1- Aprende a reconocer los síntomas de la fatiga para poder reducir sus efectos.
2- Ponte en carretera descansado: duerme un mínimo de 7 horas. Prevé la climatología en ruta.
3- Durante el viaje, descansa cada hora y media o 150 kilómetros, reduciendo. Reduce este plazo si viajas de noche.
4- En cada parada, descansa al menos 15 minutos y realiza ejercicios de estiramiento para recuperar el tono físico.
5- Ten en cuenta los días de calor, ya que existe un mayor riesgo de deshidratación.
6- Una conducción agresiva, además de incrementar el riesgo de sufrir un accidente, provoca un aumento de la fatiga.
7- Mantente hidratado, ya que la falta de líquidos provoca, entre otras cosas, una reducción de la atención, dolor de cabeza y cansancio muscular.
8- Un nivel bajo de azúcar genera fatiga y falta de atención. Evita que esto ocurra durante el viaje.
9- Nunca bebas alcohol si vas a conducir. Cualquier bebida alcohólica, aunque tenga una baja graduación, disminuye la atención, las capacidades visual y auditiva, retrasa el tiempo de reacción y acelera la aparición de la fatiga.
10- Cuando pares, toma una bebida refrescante ya que, además de hidratarte, te ayudará a despejarte y mejorar tus niveles de atención.


Todas estas medidas deben, especialmente aplicarse durante la conducción noctura y aquella en condiciones meteorólogicas desfavorables, como lluvia.


Y por último, USA LA CABEZA, USA EL CASCO, SIEMPRE.